Skip to content

Przewalski,caballos de Mongolia

abril 1, 2013
La raza equina de Przewalski, Equus ferus przewalskii, es denominada Takhi y también conocida como el caballo mongol
 caballos_de_mongoliaNota_Interna_650x402.jpg_1253367666
Esta es la única subespecie de caballo salvaje que sobrevive actualmente, pese al peligro crítico de su extinción. Quedan un poco más de mil ejemplares, con núcleos protegidos entre el Parque Nacional Hustai del suroeste de Mongolia y reservas adonde se realiza crianza en cautividad, como en Goudplaat, de Países Bajos y en Askania-NovaUcrania.
Este caballo se diferencia de la mayor parte de los caballos domésticos por la estructura de su cráneo en el que su morro es convexo a diferencia de la mayoría de las razas domésticas en las que es cóncavo.
A diferencia de los mustangs, los caballos mongoles Przewalski no han sido domesticados en el pasado para la equitación, pese a la importancia totémica y de fijación simbólica del caballo entre muchas poblaciones humanas.
Es un caballo de pequeño tamaño, con baja altura, de entorno a 130 centímetros, patas proporcionalmente más cortas, robusto, de estructura maciza alcanzando más de 300 kilos de peso en la edad adulta y dos metros de largo, su cola es larga y su cabeza proporcionalmente grande comparada con el resto del cuerpo. El pelo es corto pero fuerte, de color crema claro a marrón oscuro, siendo blanco en el hocico y más oscuro, negro en crines, específicamente erectas, y cola.
Los caballos de Przewalski son animales sociables que viven en manadas de tamaño variable dirigidas por un macho dominante o semental, siendo el resto de los integrantes hembras y sus crías.
Cuando rebasan los dos años de edad, los machos abandonan el grupo familiar, tratarán de hacerse su propia manada junto a hembras separadas o intentarán arrebatársela a otro macho desafiándolo en un enfrentamiento, mientras que las hembras se instalarán en otros grupos diferentes, garantizando así el intercambio genético.
Los grupos de caballos mongoles son muy esquivos y ariscos en sus habitats al comprobar aún a cientos de metros la presencia humana, siendo muy sensibles al stress y la ansiedad en recintos cercados donde se les lleva para la cría en cautividad.

From → Caballos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: